Las energías, la base de toda nuestra productividad

Existe una extendida falsa creencia de que para ser un líder con excelentes resultados la única solución es trabajar más y más horas, renunciando a cierta conciliación entre vida personal y profesional. Nada más lejos de la realidad. Por fin hemos aprendido que vidas laborales excesivamente intensas, sin equilibrio con su vida personal; acaban teniendo consecuencias muy negativas en el propio equilibrio de la persona. El efecto de ese desequilibrio afecta a nuestras energías; tanto física, emocional y cognitiva. Y debemos recordar, que las energías son la base de toda nuestra productividad.

Es evidente que debemos reeducarnos con el siguiente mantra:“No gestionamos tiempo, gestionamos energía”. La influencia que tiene nuestro estado de energía en nuestra efectividad personal es mucho mayor de lo que podemos considerar a primera vista. Cuando la energía nos falla, las horas no son de calidad (8 horas con buena energía equivalen a 10 horas de peor nivel de energía), nuestro comportamiento como líder se ve mermado (jamás podremos transmitir entusiasmo ni empuje), y por último; ese estado interno de incomodidad nos lleva a caer en todos los malos hábitos que buscan la gratificación instantánea (preferimos contestar mails sin importancia a enfrentarnos a una tarea importante y exigente) como bien explica el autor Nir Eyal en su libro Indestructible.

Por lo tanto, si no disponemos de tiempo para cuidar nuestras energías, por lo mucho que dedicamos al trabajo, lo único que con total seguridad ocurrirá es que tendremos un deterioro silencioso y progresivo que afectará a nuestro trabajo negativamente. El mundo al revés. Es vital encontrar espacios de recuperación a partir de tejer un plan de mejora de energía física, emocional y cognitiva. La aspiración, convertirnos en un Balanced Líder. Por último, tampoco debemos de olvidar la energía colectiva que es aquella que se genera en encuentros grupales, gracias tanto al tipo de actividad que se ha dado en el equipo, como el lugar o espacio donde se ha dado. Su consecuencia final es el efecto sobre nuestra energía individual que produce.  

La energía en todas sus versiones (física, emocional, cognitiva y colectiva), es una área de mejora común entre todos los profesionales que realizan el Método FASE®. Trabajamos conjuntamente en controlar sus niveles y en planificar todo aquello que nos hace mejorarlas. El acompañamiento es fundamental, es por eso; que hoy contamos con el expertise de Sandra Pasarisa (Farmacéutica) y de Mercè Moreu (Nutricionista), ambas de Farmacia Cirici expertas en Nutrición Ortomolecular y alumnas del Método Fase, para abordar 5 consejos para una semana llena de energía y equilibrio. 

  • Elige un buen combustible, que te permita disponer de todos los nutrientes y calorías necesarias para abordar tu jornada. Las prisas, el hambre voraz, el exceso de productos malsanos a nuestro alcance, en definitiva la mala planificación nos lleva a comer para saciarnos sin detenernos a estudiar si lo que tomamos nos aporta realmente energía. 
  • Planifícate la compra, escribe tu lista y céntrate en ella. ¡NO vayas a comprar con hambre! Piensa con detenimiento lo que realmente necesita tu cuerpo. Piensa en comprar lo que necesitas para tener también snacks saludables entre horas y que sea práctico para llevar al trabajo. Intenta hacer la compra después de haber hecho una comida, no vayas a comprar  o no hagas la compra online con el estómago vacío o cuando tengas hambre.
  • Organízate la semana: Utiliza los alimentos que has comprado para elaborar parte de tu menú semanal. Puedes usar la técnica del batch cooking.
  • Llévate a la oficina los alimentos que vayas a consumir para desayunar, comer y merendar. No des pie a la improvisación. Siempre te irás a lo más fácil.
  • Recuerda hacer sesiones de deporte al menos 2 días a la semana. La práctica regular de ejercicio físico te hará mantener en la rueda saludable.

estres-demanda-nutricional

Si además estamos activos físicamente, más aprovecharemos los nutrientes. Aumentaremos la frecuencia cardíaca, estimulando nuestra masa y nuestros tejidos se oxigenarán mejor. Esta retroalimentación es la base para el cuidado de nuestras energías. 

Restablecer u optimizar nuestros niveles de micronutrientes, mejorando así; posibles desequilibrios internos es un gran paso para cuidar nuestras energías y en consecuencia romper la falsa creencia que comentábamos al principio. Ya que asesorarse siempre es la mejor opción; el equipo de Farmacia Cirici pone a vuestra disposición TEST IOMET; un nuevo enfoque bionutricional rápido e innovador que te permitirá saber de forma personalizada todo lo que tu organismo necesita. Es muy fácil de realizar  y te permitirá conocer qué complementos nutricionales y qué tipo de alimentación debes seguir para mejorar el desequilibrio interno.

Descubre cómo realizarlo aquí: