fbpx

Claves para liderar equipos desde la distancia

Bloomberg News ha denominado la situación que estamos viviendo como “el mayor experimento mundial de trabajo en remoto”. Durante esta semana, muchos me han confesado que trabajar desde la distancia no les está ocasionando ningún problema en cuanto a los temas que ellos mismos deben ejecutar, si bien, el liderazgo o coordinación de sus equipos les está siendo mucho más complicado.

No debemos de olvidar que, si el liderazgo es complejo de por si, cuando el equipo está deslocalizado y además cada uno en un lugar distinto (en esta situación sus propias casas) lógicamente se hace más difícil. No obstante, hay que tener en cuenta que las bases de lo que supone liderar son las mismas sea en remoto o presencial. Lo que, si que parece lógico, es que, en estas primeras semanas deslocalizados, debemos llevar a cabo un sobre esfuerzo en una doble dirección.

Por una parte, deberemos dedicar un tiempo inicial al análisis de lo que veníamos haciendo como líderes y en equipo para lograr adaptarlo al máximo a este nuevo modelo. Requiere por lo tanto un esfuerzo inicial de reflexión y análisis sobre el modelo presencial, aprovechando para definir que es lo estrictamente necesario del pasado y que se puede incluso evitar.  Con total seguridad encontraremos mejoras, por ejemplo, las interrupciones que en el trabajo realizamos por pura inercia pero que podrían agruparse y ganar de esta manera mucho más tiempo

Por otra, deberemos tener una mayor dedicación a nuestro equipo en un momento de mayor sensibilidad y necesidad de figuras que los acompañen y apoyen ante este escenario de incertidumbre y cambio.

En consecuencia, si la semana pasada hablábamos de las claves para poder trabajar desde casa, hoy nos centraremos en las claves para poder dirigir equipos en remoto:

1/ Más que nunca mantén reuniones individuales uno a uno para alinear objetivos, así como poder tener visibilidad sobre el avance de los temas prioritarios por parte de cada uno de ellos. Aprovecha para poder profundizar sobre cómo se encuentra cada uno y qué puedes hacer por ellos.

2/ Mejora tus habilidades comunicativas en remoto y basadas en la tecnología. Para ello refuerza los mecanismos de control sobre si las personas de tu equipo están logrando entender tus directrices, necesidades y mensajes.

3/ Analiza y hazles partícipes sobre el tipo de reuniones que les gustaría mantener en esta primera etapa hasta lograr un modelo a distancia más completo y coordinado.

4/ Promueve y lidera el mejor funcionamiento de trabajo en equipo, es decir, varios miembros del equipo conectados en remoto a la vez como si de una reunión presencial se tratara. Se asertivo en hacerles ver lo que no funciona, pues de otra forma se puede caer en un modelo de trabajo en silos con menor colaboración y cooperación que el presencial.

5/ Semanalmente convoca una reunión exclusivamente para que todos opinen sobre qué está yendo bien en esta nueva forma de trabajar desde la distancia, qué hay que mejorar en el trabajo en equipo y que necesitan de ti. Genera que hablen en ese momento recordando que estamos acelerando un aprendizaje con muchas ventajas para el futuro, tanto para la compañía como para ellos.

6/ Cada semana realiza un ejercicio individual de análisis por escrito sobre avances en este nuevo modelo fijándote áreas de mejora para la siguiente semana. Realiza el análisis sobre cada persona de tu equipo, sobre el equipo como tal y sobre ti mismo para introducir mejoras cuanto antes.

7/ Motívate para trasmitir en tu comunicación por escrito y por video: optimismo, serenidad, apoyo, confianza y al mismo tiempo, exigencia para que todos demos lo mejor de nosotros mismos.

8/ Haz un esfuerzo por ir detectando quiénes necesitan más de tu apoyo y quienes menos. Cada uno, según su propia personalidad y sus circunstancias evoluciona de manera distinta.

9/ No olvides el poder del humor y de transmitir emociones positivas como fórmula de rebajar el estrés. Tenemos infinitos ejemplos en redes e iniciativas que están siendo útiles para muchos.

10/ Considera las circunstancias familiares de tus equipos, sobre todo en cuanto a hijos pequeños, para buscar fórmulas y horarios que mejor se adapten a ellos. Invítalos a proponer entre todos los mejores momentos.

En definitiva, a lo hora de ejercer nuestro rol de lideres, sea en remoto o presencial no debería ser un problema siempre y cuando mantengamos las bases de un buen liderazgo. Lo que si va a ser necesario es reforzar nuestra disposición de tiempo y comunicación hacia ellos, ante este escenario que puede tenerlos, por lógica, anímicamente afectados incluso con sus competencias mermadas.

Y por supuesto, recuerda que el líder debe ser ejemplo a la hora de buscar una mentalidad de locus de control interno en cuanto a salir de la mejor manera posible de esta situación extrema desde la responsabilidad individual y nunca mejor dicho, desde su liderazgo. Dependemos más de nosotros mismos de lo que muchas veces podemos llegar a imaginar, incluso en circunstancias únicas y excepcionales como estas.